INVENCIBLE

Invencible

Una pareja adinerada se ve obligada a cambiar de status social por la crisis económica, pero esta no será la única crisis que vivan en su nuevo vecindario, donde la convivencia no será tan fácil como pensaban.

Torben Betts refleja en Invencible la sociedad de 2014, marcada por la crisis, con la mayor realidad posible, donde pone de manifiesto lo que somos capaces de hacer para no perder nuestro ritmo de vida y lo que nos puede llegar a cambiar y afectar el no poder hacer nada para remediarlo por mucho que intentemos luchar.

Un matrimonio con un estatus social y cultural elevado empieza a tener problemas derivados de la crisis económica, lo que les lleva a mudarse a un barrio humilde de la periferia. Esto les obliga a tener que empezar a relacionarse con sus nuevos vecinos, una pareja obrera; y lo que en principio parecía una declaración de buenas intenciones, acaba siendo una pesadilla para los dos vecinos, afectando gravemente a la pareja más débil.

Autor y originialidad unidos por la genialidad

Torben Betts, dramaturgo británico, estudió en el Drama Studio de Londres lo que le ayudó a convertirse en uno de los dramaturgos habituales del teatro Stephen Joseph de Scarborough. Su primera obra, A listening heaven, la estrenó en este mismo teatro en el año 1999, gracias a la cual, recibió una nominación como Mejor Obra Revelación en los premios TMA Awards.

Tras esta nominación su carrera no dejó de ascender de forma vertiginosa y en 2007 ganó el premio de la Asociación de Críticos de Teatro de Escocia a la Mejor Obra Revelación por The unconquered, que, como no podía ser de otra forma, relataba una historia donde prima la crítca al capitalismo, obra que se había estrenado ese mismo año. Pero no solo se atreve con el teatro, este gran autor también escribió el guion de una película llamada Downhill, estrenada en 2014 y protagonizada por Richard Lumsden.

La crítica coincide en que Betts tiene una voz teatral profunda y muy original en sus obras y en que es uno de los mejores escritores teatrales con los que cuenta el Reino Unido, donde no solo construye obras originales, capaces de reflejar la realidad desde otro punto de vista menos cruel, sino que con su genialidad consigue que los problemas cotidianos el espectador acabe esbozando una sonrisa al finalizar la obra y además hacerle reflexionar sobre la sociedad actual.